• Encuentro Embajadoras de la Movilidad: desafíos liderados por las mujeres destacadas de los automóviles clubes

    En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, FIA Región IV organizó un encuentro en vivo denominado Embajadoras de la Movilidad con el lema “mujeres de un mundo en movimiento”.

    Las denominadas embajadoras son las representantes de los automóviles clubes de Latinoamérica de la FIA, quienes compartieron los proyectos de movilidad que lideran y los desafíos que afrontan. Ellas son: Belén Orrego, Responsable del área de RSE del TACPy de Paraguay; Deissy Moreno, Coordinadora del Sistema Integrado de Gestión del ACC de Colombia; Gabriela Goñi, Gerente General del TACP de Perú; Montserrat Pacheco, al frente de las Relaciones Públicas de ANA, Automóvil Club de México; Rosina Rubio, Gerente de Relaciones Institucionales y Movilidad del Automóvil Club del Uruguay; Andrea Oliver, Directora de Seguridad Vial del Automóvil Club Dominicano y Ana Dávila, Jefa del Departamento de Movilidad Sostenible de ANETA, el Automóvil Club del Ecuador.

    Por su parte, Laura Ribeiro, de FIA Región IV fue quien cumplió el rol de moderadora de este espacio enriquecedor.

    El encuentro se inició con la palabra de Jorge Tomasi Crisci, Presidente de FIA Región IV quien, además de expresar la importancia de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, destacó que desde FIA Región IV van “a promover la filiación de los automóviles clubes de las Américas a los principios WEPs para empoderar a las mujeres. Estos se basan en las normas internacionales del trabajo y los derechos humanos; y quienes los rubrican asumen sus responsabilidades para trabajar en pro de las mujeres y su desarrollo laboral. Al unirse a la comunidad WEPs, cada compañía manifiesta su compromiso con esta agenda”, explicó. También opinó que las mujeres cumplen “un rol tremendamente importante en nuestras organizaciones” y que con su capacidad pueden transformarlas para que cada vez más trabajen por la movilidad sostenible.

    A su paso, las embajadoras expusieron sus proyectos e iniciativas. La primera en disertar fue Ana Dávila, de ANETA, quien comentó que cuando se sumó al Club, hace tres años, se creó un departamento de movilidad sostenible con el apoyo de FIA Región IV. Además, “nos unimos al Pacto Global para alinear el trabajo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, sobre todo vinculado a temas de medio ambiente, igualdad e inclusión; y creamos un proyecto de ley para promover vehículos bajos en carbono, bicicletas y eficiencia energética, el cual está siendo evaluado”. Dávila también destacó las capacitaciones y campañas que realizan y el asesoramiento técnico para desarrollo adecuado de la movilidad sostenible en el país, entre otros ejes.

    Luego Belén Orrego, del TACPy y CEO del Programa Juntos Podemos Salvar Millones de Vida, indicó que allí trabajan “mucho con la comunidad. Creemos que vamos a desarrollar conciencia vial a través de la educación. Por eso llevamos cursos, talleres y proyectos a niños y adolescentes. También trabajamos con empresas privadas para replicar las acciones y el buen comportamiento de los usuarios de las vías de tránsito”, declaró. Asimismo, comentó sobre otras iniciativas vinculadas a la responsabilidad social, campañas y la promoción del uso del casco.

    Por su parte, Andrea Oliver, del Automóvil Club Dominicano, se refirió a la importancia de estimular la seguridad vial infantil y al programa Mujeres sobre Ruedas con el cual busca capacitar a las mujeres en cuestiones técnicas y prácticas a la hora de conducir. Oliver además es experta en formación de conductores profesionales. Al respecto señaló que le “gustaría encontrar en las aulas a muchas más mujeres que se animen a tomar entrenamientos en vehículos pesados y transporte públicos”. También habló sobre el proyecto EVA que se basa en tener vehículos iguales para todos. Para eso se analizó la data de 40 años de accidentes viales y el tipo de lesiones que sufrían las mujeres.  Se observó que eran de mayor gravedad debido “al estándar que se usa en la fabricación de vehículos y al de los maniquíes en las pruebas de vehículos que siguen las medidas de los hombres. Ahora puedo trabajar con las mujeres para determinar la selección de un vehículo, cómo utilizarlo, cómo colocarse”, comentó.

    Cuando fue el turno de Montserrat Pacheco Gómez, de ANA, el Automóvil Club de México, ella reveló que habían llegado a la conclusión de “que la falta de información es uno de los problemas vinculados a la seguridad vial y a la movilidad”. Por lo que trabajaron en cambiar esta situación, impulsando múltiples proyectos. Entre otros, la campaña vinculada a la concientización y educación acerca de la importancia de usar Sistemas de Retención Infantil. Hoy, incluso se enfocan en capacitaciones y campañas relacionadas con la movilidad y las mujeres, promoviendo que conduzcan más cantidad y con mayor confianza, rompiendo estereotipos.

    También Gabriela Goñi, del Touring y Automóvil Club del Perú, se refirió a ese tema. “Las mujeres estamos etiquetadas y sufrimos la agresión con frases discriminatorias en la vía pública. Las cifras nos muestran, sin embargo, realidades distintas respecto, por ejemplo, al cumplimiento de las normas de tránsito”. Por eso también desde el TACP promueven el acceso de las mujeres a la conducción de vehículos particulares y profesionales. Asimismo, destacó la importancia de contar con certificaciones que avalan el trabajo de los automóviles clubes. Son clave “para demostrar un real compromiso con la seguridad vial”, aseguró. Por otra parte, destacó que todos los años realizan campañas de seguridad vial y que en abril lanzarán una vinculada al prejuicio que asevera que las mujeres conducen mal.

    Daisy Moreno, del Automóvil Club de Colombia (ACC), fue otra de las líderes que se refirió a la importancia de las certificaciones. Destacó que, de la mano y el apoyo de FIA, el ACC inició un camino para fortalecer los procesos de su centro de enseñanza automovilístico que funciona en Bogotá y en áreas de servicios de seguridad vial para empresas públicas y privadas en Colombia. Como consecuencia, en octubre pasado, el ACC logró la certificación de seguridad. Además, explicó la eficiencia del Sistema Integrado de Gestión y comentó que, entre otros, trabajan en cursos pedagógicos para conductores infractores

    Finalmente, Rosina Rubio, del Automóvil Club del Uruguay, señaló que están en pleno crecimiento de un área de trabajo con empresas públicas y privadas para promover la seguridad vial de sus empleados. Se trata de un servicio a medida porque la problemática de cada compañía es distinta. Los expertos del Club realizan un diagnóstico para ofrecer las soluciones más adecuadas. Por otra parte, Rubio señaló la importancia de que todos los actores de la sociedad se involucren en la seguridad vial en general y en particular en usuarios vulnerables como los motociclistas. Enunció que el 52 % de los fallecidos en 2020, en Uruguay, circulaban en moto. “Quiere decir que todavía hay mucho para hacer”, concluyó.

    De esta manera, durante el encuentro se percibió la destacada labor que realizan las mujeres líderes de los automóviles clubes de la región quienes, a su vez, invitaron a todas a empoderarse en materia de movilidad.

Compartir entrada

Deje su opinion