• Programa de Movilidad Sostenible en Latinoamérica

    En la región, según últimos datos de ONU Medio Ambiente, el sector transporte tiene una gran relevancia en los gases de efecto invernadero (GEI) como media, se estima que es responsable del 19% de las emisiones de CO2 y a nivel global representa el 23%.

    Por ello, FIA Región IV junto a sus Automóvil Clubes buscan acompañar a las ciudades y crear conciencia sobre la importancia de repensar el futuro de la movilidad en Latinoamérica. El programa se basa en tres ejes, por un lado generar el conocimiento y la especialización en materia de movilidad sostenible, por otro lado impulsar acciones de políticas públicas con el objetivo de promover regulaciones que incentiven un transporte limpio, y por último concientizar al consumidor sobre el impacto que producen las emisiones de contaminantes en el medio ambiente.

    En la Argentina, con la modificación de la Ley de Tránsito Nacional por el Decreto 32/2018, se incorpora la modalidad eléctrica a las distintas implicancias en diferentes vehículos como bicicletas, motocicletas y automóviles. Las proyecciones en torno a la ampliación de la flota eléctrica para los vehículos que conforman el sistema de transporte público de Buenos Aires prevén que, de lograr el objetivo de tener un 100% de transporte público eléctrico para 2030, la ciudad podría evitarse 6.279 muertes asociadas a la calidad del aire, ahorraría más de 10.500 millones de dólares en combustible y reduciría 65.8 emisiones de CO2. En tanto, los mismos parámetros en Rosario evitarían 446 muertes relacionadas a la calidad del aire, la ciudad se ahorraría 611 millones de dólares en combustible y reduciría 3.5 emisiones de CO2. En el caso de otras ciudades latinoamericanas, como la de México, se estima que si para el 2030 logra que su trasporte público sea 100% eléctrico, esto le representaría un cambio trascendental, tanto en reducción de muertes asociadas a la calidad del aire, como un considerable ahorro de recursos económicos, teniendo en cuenta que se trata de una de las urbes con mayor generación de gases de efecto invernadero en la región. A su vez, existen compromisos acordados en Chile, de carácter público-privado, para impulsar la electromovilidad en todo el país donde ya circulan 200 buses y 56 taxis eléctricos; la primer ruta eléctrica de recarga en Uruguay que une Colonia con Punta del Este, la incorporación de 20 buses y 379 autos eléctricos en Ecuador, la clara iniciativa política en Paraguay para la implementación de normativa y otras promociones puntuales en diferentes países de la región.

Compartir entrada

Deje su opinion